Si deseas realizar una Terapia Presencial,

a continuación te brindamos nuestras oficinas de atención

MIAMI

  5151 Collins Ave #223

Miami Beach, FL 33140 

Estados Unidos
  

TERAPIA PRESENCIAL

El psicólogo cuando trabaja presencialmente atiende a sus pacientes físicamente en su consulta, de manera que los mismos se desplazan hasta allí, y son atendidos. Este es el modo más tradicional de la consulta psicológica. De esta manera tanto el psicólogo como el paciente, se ven cara a cara, hablan, revisan juntos la problemática motivo de consulta.

La cercanía y el contacto físico son lo determinante en este modo de trabajar la psicoterapia.

 

      Ventajas

  • Presencia física: el psicólogo y paciente se conocen personalmente, mantienen una relación fluida en un mismo entorno y condiciones físicas.

  • Cercanía y confianza: el hecho de compartir el espacio físico y verse personalmente, puede favorecer la relación de confianza necesaria entre el psicólogo y el paciente. Hay más probabilidades de que haya trato cálido, y con el tiempo se pueda establecer una interrelación fluida

  • Comunicación no verbal: el terapeuta puede usar, además de su palabra hablada y escrita, otras formas de comunicación: puede usar la expresión de los ojos, de la cara, la sonrisa, puede gesticular con manos y brazos, puede levantarse, andar  y del mismo modo puede interpretar las expresiones del paciente: temblor, bajada de ojos, esquivar la mirada, brazos cruzados, tartamudez… todo esto es muy positivo a la hora de prestar la mejor ayuda psicológica posible.

  • Control del Entorno : en el caso de la terapia presencial, al desarrollarse la misma en la propia consulta del especialista, este tiene un completo control en el que se desarrolla toda la sesión: temperatura, confort, iluminación, música de fondo, mobiliario. Con esto se asegura de que se den las condiciones óptimas para el mejor desarrollo de la psicoterapia.

  Inconvenientes

  • Ahorra tiempo y dinero: Los desplazamientos del paciente para acudir a la consulta del psicólogo obliga a este a tener gastos por desplazamiento (tanto económicos, como de tiempo además del posible trastorno que pueda ocasionar). Esto puede llegar a ser especialmente preocupante en el caso de pacientes con problemas de movilidad.

  • Limitación Geográfica: el tener que acudir presencialmente a la consulta de psicología, limita las posibilidades de profesionales a los que podemos acudir. Si la población en la que te encuentras distancia de un gran núcleo urbano, puede que el número de psicólogos disponibles sea demasiado pequeño, por lo que no haya ninguno que se ajuste a tus necesidades .

  • Falta de Intimidad: un problema muy frecuente entre los posibles clientes que piensan acudir a una consulta psicológica es el puedan sentirse avergonzados de acudir a un psicólogo (aunque no hay motivos para ello, por desgracia aun hoy hay gente que se avergüenza de ello). Para estas personas la consulta del psicólogo, y en especial la sala de espera, se convierten en un lugar poco discreto, donde sienten que pierden su intimidad y expuestos a posibles encuentros no deseados, o a sentirse observados. (algunos psicólogos están empezando a espaciar sus citas para minimizar este efecto)

  • Vergüenza, paciente hermético: también puede que algunas personas no se sientan cómodas cuando tienen que contar sus preocupaciones interiores, sus problemas ocultos, al psicólogo, al menos en las primeras sesiones. Esto hace que el paciente no se sienta cómodo y la sesión no sea todo lo efectiva aunque es habilidad del psicólogo estar preparado y poner los medios para que el paciente se encuentre cómodo y se abra a él.